cocina con cúrcuma - toque

Cocina con cúrcuma: 5 recetas que te sorprenderán

Nativa del sureste de la India, la cúrcuma es una planta herbácea que proviene de la familia del jengibre y es una de las especias más reclamadas actualmente en las mejores cocinas. ¿Por qué? Porque en su interior contiene una mezcla perfecta entre tradición y tendencia, ya no solo por su delicioso sabor y su intenso olor, sino también por los beneficios antioxidantes y saludables que aporta a nuestro organismo gracias a que es rico en vitaminas y minerales.

Entera, molida, con leche, con cacao, con yogur…  Esta especia puede utilizarse de múltiples formas y combinaciones. Aquí te dejamos 5 recetas deliciosas de cocina con cúrcuma. ¡Te harán quedar como un verdadero chef!

Pollo al Curry: cocina con cúrcuma un clásico de la gastronomía oriental

Esta receta originaria de la India es uno de los platos más populares fuera del continente asiático. Para empezar a prepararla, mezclaremos el pollo con cebolla y tomate en una sartén. Una vez la tengamos lista, la guisaremos con cúrcuma, que le aportará ese tono amarillo intenso tan llamativo. También podemos añadir cilantro y pimienta, ya que son los tres componentes habituales de la receta.

Por último, añadimos nata líquida, yogur o leche de coco, para aportarle cremosidad a nuestro plato. Si sufres intolerancia a la lactosa, no te preocupes. Es posible cocinar nuestro pollo al curry sin nata, simplemente sustituyéndola por leche de coco.

Dependiendo de la receta, también se puede condimentar con una gran variedad de especias como el jengibre, la nuez moscada, el tamarindo, el comino o la guindilla, que puedes encontrar combinadas en nuestro molinillo étnico Toque India. Además, contamos con una nueva colección de Especias Premium, con el preparado de curry, que incluye cúrcuma, y con el propio sazonador de cúrcuma.

Coliflor al horno: vegetariano, frío y delicioso

Si lo que estás buscando es probar la cúrcuma con una receta vegetariana, ¡estás en el lugar adecuado! Puedes prepararla con antelación y tomarla en frío.

El modo de preparación es muy sencillo. Primero, debemos precalentar el horno a 180º. Lavamos y secamos media coliflor y la separamos en pequeños racimos. Picamos un diente de ajo que echaremos en un bol con pimienta dulce, pimienta negra, cúrcuma, un poco de cayena, azúcar y dientes de ajo. Incorporamos la coliflor y removemos para que absorba bien los ingredientes y la horneamos 20 minutos. ¡Así de fácil y rápido!

Para que la receta nos quede digna de un buen maestro de la cocina, debemos evitar que se nos pase la coliflor. ¡Vigila los tiempos de cocción!

Pasta al estilo oriental: fusión de culturas en tu plato

Una alternativa al modo de preparación italiano, con un toque picante procedente del jengibre y las guindillas. Además del color y gran sabor que le aportará la cúrcuma, le añadiremos otras especias como el comino, el clavo o el cilantro, para lograr que sea aún más exótico y suculento.

Además de lo fácil que es preparar esta receta, no hace falta que uses una pasta especial de un establecimiento asiático. Con la misma pasta de trigo que podrás encontrar en cualquier supermercado, puedes conseguir un rico plato.

Granizado de Cúrcuma Latte con helado de plátano: original y refrescante

Con la llegada del calor y el verano, nuestro cuerpo nos invita a tomar refrescos más ligeros y muy fresquitos. Si creías que la cocina con cúrcuma era solo para comidas calientes y estás buscando una bebida refrescante, que se salga de lo habitual, este granizado puede ser tu mejor opción. ¡Además, tiene pocas calorías!

Para prepararlo, solo necesitas batir leche de almendras, cúrcuma, cacao en polvo y añadirlas a una base de plátano con unas cucharaditas de vainilla en polvo. ¡Un aperitivo refrescante, delicioso y bajo en grasas!

Yogur griego con cúrcuma, limón y miel: el broche de oro

Por último, igual que en una buena comida mediterránea, hemos dejado el postre para el final. Este yogur contiene los cítricos del limón y el dulzor de la miel acompañado del tono amargo y levemente picante que le aporta la cúrcuma.

¿Cómo se prepara? Muy sencillo. Primero, debemos verter en un recipiente un yogur griego entero, al que sazonaremos con la cúrcuma. Puede ser en polvo o en rama. El siguiente y ya último paso es incorporar a la mezcla el limón y una cucharada sopera de miel. Removemos bien hasta que todos los sabores se mezclen por completo y ya tendríamos nuestro postre. ¿Quién dijo que comer sano es aburrido y costoso?

 

Como veis, cocinar con cúrcuma da más juego de lo que a simple vista parece. También puedes utilizarla con muchas otras verduras, incorporarla a un rico cous-cous o darle ese toque especial a una buena empanada rellena. ¡Y es que las especias pueden dan muuucho juego en tus recetas! Así que, ya sabes: anímate y cocina con cúrcuma.