Raw Food Toque

Raw food: ¿qué es y por qué seguir esta tendencia?

Para alguien que nunca anteriormente ha escuchado acerca de esta tendencia, la primera idea que se asocia es la de alimentación cruda, sin recurrir a la cocción de los productos que se consumen. Pues bien, esta afirmación es parcialmente cierta, dado que hay varios aspectos a concretar en relación a ella: la alimentación raw food no sólo es importante por cómo se consumen los alimentos, sino por los tipos de comida aptos para incluirse en esta forma de nutrición y la gran cantidad de beneficios que aporta a nuestro cuerpo al aplicarla en nuestro estilo de vida. Sigue leyendo y conoce las claves de esta tendencia alimenticia.

¿Por qué raw food, en español alimentación viva?

Tal y como hemos explicado anteriormente, la cocción de los alimentos desaparece cuando incorporamos la raw food a nuestra vida. Los alimentos que se consumen deben ser crudos o no ser sometidos a más de 45ºC de temperatura, puesto que al cocinarlos al igual que hace a mayor parte de la sociedad, estamos destruyendo alrededor del 80% de las vitaminas y minerales y cerca del 100% de los fitonutrientes y enzimas que contienen.

Por lo tanto, es admisible elaborar recetas calientes, pero respetando el límite máximo de cocción para que los productos no vean deteriorados sus cualidades y nutrientes. Si bien puede parecer una idea algo disparatada, en la amplia trayectoria del ser humano en la Tierra, esta forma de alimentación primitiva nos ha acompañado durante la mayor parte de nuestra evolución. Nuestra dentadura humana no está diseñada para roer carne, sino para consumir verduras, frutas, hortalizas, etc. Y demás productos que se ingerían sin ser sometidos a ningún tipo de cocción, se consumían crudos, ocasionalmente aderezados con condimentos propios de la región.

Frutas y verduras raw food

Pero no todo se puede consumir en estado crudo, ¿qué se puede comer?

Éste es el segundo punto importante que define esta alternativa nutricional. Naturalmente y como ya imaginas, la carne queda descartada en la pirámide alimentaria de la raw food. Pero no creas que este aspecto limita tus posibilidades de variar en la dieta, ya que hay una amplia gama de alimentos aptos para consumir:

  • Frutas
  • Verduras
  • Hortalizas
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Algas
  • Brotes y granos germinados
  • Pastos y hierbas
  • Comidas fermentadas
  • Aceites de presión en frío

Estos alimentos crudos y orgánicos, servidos en su estado natural, nos enriquecen y nutren de una forma considerablemente superior al resto de alimentos, contribuyendo a mantenernos sanos, cargados de energía y libres de enfermedades. Incluso hay quienes consideran que los beneficios van más allá de lo meramente nutricional, ya que supone un cambio en nuestro estilo de vida hacia lo healthy y nos lleva a adoptar una forma de vida más consciente y responsable con nuestro entorno, la naturaleza y el respeto hacia los seres vivos. Y recuerda que siempre se puede recurrir al uso de especias para experimentar con los sabores.

Entonces la alimentación raw food aporta muchos beneficios, como por ejemplo…

Como por ejemplo aumentar los niveles de energía de tu cuerpo, limpiar la piel de impurezas y toxinas dándote una apariencia más atractiva, frenar el envejecimiento por el consumo de antioxidantes y bajar de peso al reducir el consumo de grasas. Y por si no fuera suficiente con éstos, aquí tienes una breve lista de lo que la alimentación raw food puede hacer por ti:

  • Disminuir el nivel estrés
  • Mejorar el proceso digestivo
  • Incrementar la agilidad mental gracias a un flujo sanguíneo más rápido
  • Normalizar los patrones de sueño
  • Prevenir la aparición de gripes y resfriados
  • Mantener una actitud más positiva

En definitiva, se puede concluir que seguir una alimentación viva contribuye atener un estado de salud óptimo. Si se combina este estilo de vida con pequeños hábitos nutricionales, el efecto de estos beneficios puede verse incrementado notablemente. Estos hábitos pasarían por excluir de nuestra alimentación los productos opuestos a esta tendencia: alimentos de origen animal, azúcar refinado, alcohol, cafeína, harinas procesadas, bebidas gaseosas, lácteos, etc. Estos alimentos contribuyen a la acidificación de la sangre, y este proceso facilita la aparición de enfermedades.

“Mañana mismo empiezo a comer raw food, o mejor, ¡hoy mismo!”

Viendo todo lo que nos aporta cambiar nuestra forma de comer, es normal pensar de esta forma, pero no es lo adecuado. En primer lugar, los hábitos se construyen con el tiempo, paciencia y perseverancia. En segundo lugar, no es necesario llevar una alimentación 100% crudivegana para tener salud. Y en tercer y último lugar, los cambios drásticos en un aspecto como el de la alimentación pueden llegar a generarnos estrés. La opción más recomendable es realizar una transición suave, de forma que nuestro cuerpo se acostumbre lentamente a los nuevos alimentos y a la reducción paulatina de aquellos que antes ocupaban una posición dominante en nuestra dieta.

ensalada de higos raw food

Los cambios día a día, sin ir acompañados de presiones ni obligaciones, facilitan el proceso y lo convierten en algo ameno y entretenido. Cada día puedes experimentar nuevas recetas que te sorprenderán y descubrirás que la tendencia raw food no sólo es sana, sino también rica y con muchas posibilidades en la cocina.

Está bien, iré poco a poco… ¿Por dónde empiezo?

Una buena forma de empezar es recogiendo ideas con las sencillas recetas que puedes encontrar por internet. Nosotros vamos a facilitarte la tarea con dos deliciosos platos: una ensalada rica en omegas con salsa chía (aderezada con sal del Himalaya) compartida por el blog “Kijimuna’s Kitchen” y una tarta de manzana y dátiles (sin harina, por supuesto, y con un toque de canela) del blog “Desintoxica tu vida”. Tan pronto como te hayas atrevido con ambas recetas, te atreverás con otras 9 deliciosas recetas de comida raw compartidas en la web Vix, de donde queremos destacar la ensalada Waldorf con un toque de pimienta y la salsa de pesto con base de albahaca.

Ahora que ya conoces mucho más sobre la alimentación viva, no te sorprenderá saber que su expansión es cada vez mayor y gana cada día más adeptos en muchos países, donde se empiezan a conocer chefs especializados en raw food como Enter Juliano o Chad Sarno, e incluso restaurantes especializados premiados como el “Pure Food and Wine” o el “ABC Kitchen”. Y tú, ¿has pensado ya qué primera receta vas a preparar para empezar a comer más sano?