recetas de verano

Recetas de verano: las más refrescantes de agosto

Si quieres acabar el mes de agosto y sus reuniones vacacionales con buen pie, sorprende a los tuyos con recetas de verano sencillas, fresquitas y deliciosas. Además, te servirán para el mes de verano que queda por delante… ¡y para los bastantes días posteriores de calor!

Salmorejo: un clásico que nunca falla

salmorejo recetas de verano

Como sucede con el gazpacho, el salmorejo cordobés es un plato casi imprescindible en cualquier casa española. Prácticamente, el rey de las recetas de verano. De consistencia algo más líquida que el primero, su principal ingrediente es el tomate. El salmorejo nos aporta agua, vitaminas y sales minerales. El pan, le aporta algo de carbono y, acompañado de jamón y huevo duro picados, es un plato muy completo. Cuando lo preparamos para niños es conveniente eliminar o reducir el ajo y el vinagre, ya que quedará más suave.

Ingredientes

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 200 g de pan
  • 200 ml de aceite de oliva
  • Sal
  • Un chorrito de vinagre
  • 1 diente de ajo
  • Huevo duro rallado
  • Jamón serrano picado

Preparación

Pelamos los tomates en un recipiente. En otro añadimos el pan, cortado en trozos pequeños. Cortamos también así los tomates en trozos pequeños y juntos. Añadimos un poco de sal.

Pelamos medio diente de ajo y lo picamos fino. Añadimos el ajo y el aceite al bol donde tenemos los tomates y el pan, con un chorrito de vinagre.

Para acabar, pasamos todo el contenido a la batidora y lo batimos hasta que obtengamos la textura deseada, parecida a una crema. Lo probamos de sal por si es conveniente añadir una pizca extra. Enfriamos en el frigorífico y lo podemos acompañar de huevo duro y jamón serrano picados, unos trocitos de verdura y un chorrito de aceite de oliva. ¡Probad distintas combinaciones y decidid la que os gusta más!

Si queréis añadirle un toque más ibérico si cabe, sumadle un toque de especias mediterráneas. ¡Fresco y muy sabroso!

Ensalada de legumbres: colorida y nutritiva

ensalada de legumbres

Las ensaladas ofrecen hoy en día una gran versatilidad. Una manera de comer legumbres en época de calor es en frío, con verduras y hortalizas. Y es que las ensaladas de garbanzos, alubias

o lentejas son ya muy recurrentes en estas fechas.

Verás que estas ensaladas son ideales como plato único, pero también como guarnición para carnes y, más aún, pescados. Además, puedes prepararla con antelación, lo que las hace recetas de verano adecuadas para un tupper de oficina o ir a la playa.

Por supuesto, puedes optar por preparar tu ensalada con cous-cous, quinoa, bulgur o patata, para tener un amplio surtido estival y no aburrirte.

Ingredientes

  • 300 gr de garbanzos, lentejas o alubias cocidas escurridas
  • 2 latas de atún
  • 2 huevos cocidos
  • 1 tomate grande
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 cebolla roja
  • 1 cucharada sopera de salsa de soja
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

Primero coceremos los huevos. Cuando se cumplan unos 10 minutos, retira el agua caliente del cazo y sustitúyela por fría para enfriarlos rápidamente.

Lava las legumbres con un chorro de agua fría y déjalas escurriendo. Lava y pica el pimiento, el tomate y la cebolla y pon los trocitos en un recipiente. Pica también los huevos y desmenuza el atún. Añade sal, aceite y un poco de soja si te gusta, y remueve bien.

Para darle un toque distintivo, puedes sazonar con especias. En Toque contamos con algunos molinillos étnicos como el inspirada en India y el Thai.

Déjalo reposar todo junto durante al menos 30 minutos y mantenlo unos minutos en la nevera si quieres que el plato tenga un punto adicional de fresco. Justo antes de comer, puedes añadir algo de lechuga o unos brotes si lo deseas.

Paté de berenjenas: regalo árabe

pate de berenjenas recetas de verano

Baba ganoush, muttabal betinjan o paté de berenjenas. Hablamos de la misma receta, un plato tradicional de Oriente Medio sencillo de preparar. Básicamente, consiste en asar berenjenas y condimentarlas con aliños y especias que mezclan a la perfección. Una de esas recetas de verano sencillas a la par que originales.

El resultado es cremoso y aromático. Esta receta se puede preparar con días de antelación, para ofrecer un aperitivo original, gustoso y saludable acompañados de tostaditas de pan o similar.

Ingredientes

  • 2 berenjenas grandes
  • 1 diente de ajo
  • Zumo de 1/2 limón
  • Semillas de sésamo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de especias marroquíes
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

Inicialmente, cortaremos las berenjenas por la mitad longitudinalmente, hazle unos cortes en la carne en un sentido y en el contrario y ásalas. Cuando estén blanditas, las dejaremos enfriar para no quemarnos al quitarles la piel. Podemos usar una cuchara sopera para ir rascando “la carne” y sacarla entera.

Después, ponemos la carne de las berenjenas en una batidora y añadimos el resto de ingredientes. Trituramos hasta que se forme una pasta homogénea y probamos. Cuando esté a nuestro gusto, vertemos el paté o crema en un bol y refrigeramos un par de horas, retirando media hora antes de consumir.

 

Tarta de limón y canela: sweety summer!

 

La tarta de limón es un dulce genial para el verano. ¡Y no hace falta utilizar el horno! Si le añadimos un toque de canela, la diferenciaremos de las más habituales.

Ingredientes

Para la masa:

  • 200g. de galletas
  • 100g. de margarina
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de canela

Para la crema:

  • 2 limones
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 1/4K. de nata montada o un bote de nata líquida para postre de 200ml.

Preparación

Desmenuzamos las galletas y mezclamos con la margarina, el azúcar y la canela hasta obtener una masa homogénea. A continuación, untamos el interior de un molde con margarina y rellenamos con la masa.

En un cuenco, mezclamos la leche condensada con el zumo de los limones y la ralladura de uno de ellos. Si se utiliza la nata líquida, se añade también y se mezcla. Si se utiliza montada, la añadimos luego con cuidado. Esta crema, la echamos en el molde relleno con la masa anterior y refrigeramos unas 3 horas. Una vez que se vaya a comer se saca del frigorífico, desmoldando rápidamente.

 

Como veis, en verano puede comerse bien sin necesidad de guisos, sopas y gratinados. Solo hay que sacar un huequito en la cocina y ampliar el abanico de recetas y sabores. ¡Manos a la obra y a disfrutar de las recetas de verano!