preparación del dry martini

Preparación del Dry Martini: un cóctel a la altura del mejor agente secreto

La preparación del Dry Martini es un arte que requiere cierta práctica, así como una elección y dominio adecuados de las proporciones si se busca hacerlo perfecto. Puede parecer un cóctel complicado, aunque lo cierto es que es bastante sencillo si se siguen correctamente ciertas pautas. ¿La buena noticia? Que en Toque te vamos a enseñar paso a paso todo lo que necesitas saber sobre este combinado para conseguir el mejor de los resultados.

“Agitado, no revuelto”

El origen de este cóctel tiene lugar en los libros de James Bond, creados por el periodista y novelista inglés Ian Fleming en 1953. En ellos se narra la historia del agente 007, un espía del Servicio de Inteligencia Secreto de Gran Bretaña famoso por su elegancia, su buen hacer con las mujeres y su infalible profesionalidad.

Concretamente es en la sexta novela de Fleming donde por primera vez el agente secreto británico pide un vodka martini “agitado, no revuelto”. Esto rompió con la manera tradicional en la que se tomaba este combinado. Hasta ese momento, los martinis se bebían revueltos y no agitados, porque de esa manera las densidades de los licores no se mezclaban; simplemente se contribuía a bajar la temperatura de los mismos. Sin embargo, invirtiendo el proceso, lo que se consigue es mezclar los componentes de manera homogénea, logrando un enfriamiento uniforme y una unión de sabores.

Pero James Bond no solo cambió la forma en que se tomaba este cóctel, sino que también hizo cambios en la preparación del Dry Martini. Generalmente estos se preparaban con ginebra, pero él, en cambio, prefería pedirlo con vodka.

Nosotros queremos ser fieles a la receta original de este clásico y elegante cóctel, por eso vamos a enumerar las pautas a seguir para obtener un Dry Martini de ginebra 100% auténtico.

Cómo elaborar un Dry Martini

La preparación del Dry Martini ha variado ligeramente en su composición desde que se creó:

  • Receta clásica: 1 parte de martini extra seco, 1 parte de ginebra, 1 golpe de orange bitter, 1 twist de limón, 1 aceituna verde.
  • Receta actual: 1 parte de martini extra seco, 4 partes de ginebra, 1 twist de limón, 1 aceituna verde.

Independientemente de la receta que quieras seguir, lo primero que tenemos que hacer es poner hielo en una copa de cóctel y en el vaso mezclador, refrescando la copa primero y luego el vaso mezclador empleando la cuchara mezcladora y haciendo girar el hielo.
Después retiramos el agua formada en el vaso mezclador pero sin retirar el hielo, y seguidamente vertemos el martini. Volvemos a remover el hielo para que éste quede impregnado con el sabor y el aroma del martini y, con ayuda de un colador, retiramos nuevamente el líquido sobrante sin tirar el hielo. Entonces incorporamos la ginebra (y el orange bitter, si así se desea) en el vaso mezclador. Añadimos un poco más de hielo, lo removemos todo bien y lo servimos cuidadosamente en una copa de cóctel. Después procederemos a perfumar el combinado. Para añadir aroma podemos retorcer la piel de un limón, lo que se conoce como twist, para que pueda liberar sus aceites esenciales y que aporte un toque especial a la copa.
Por último, a modo de decoración, no hay nada como una buena aceituna verde (sin hueso y sin rellenar). Es cierto que, dependiendo del tamaño de la copa, hay quien añade dos aceitunas; eso lo dejamos a gusto de consumidor.

Pese a que no se trata de un cóctel difícil de preparar, conviene tener en cuenta que los ingredientes de un Dry Martini son todos alcohólicos, a diferencia de la mayoría de cócteles, que incluyen agua, soda o refrescos para rebajar la mezcla. Por eso cualquier mínima diferencia en las medidas se notará sensiblemente en el resultado, así que hay que prepararlo a conciencia.

En cuanto al tipo de ginebra, en la variedad está el gusto. Durante los últimos años se ha adoptado la Tanqueray Rangpur como una de las ginebras “oficiales” en la preparación del Dry Martini. Esto se debe, en parte, a su destilación con lima y limón, lo que le ofrece un acusado toque de cítricos que le viene muy bien a este combinado. Otra opción que también se ha puesto de moda es utilizar ginebras con extractos de plantas y hierbas, como el Gin Mare. Esta ginebra mediterránea contiene notas de sotobosque, dándole un punto más fresco al cóctel que, sin duda, conquistará tu paladar.

El Dry Martini es un cóctel ideal para el aperitivo, ya sea a mediodía o a la noche. Y es que la combinación de ginebra y martini, suave y algo dulzona, hace contraste con el sabor salado de la aceituna y permite aplacar el apetito mientras esperamos a que lleguen los primeros platos.

Ahora que ya sabes el secreto de la correcta preparación del Dry Martini, estamos seguros de que quedarás tan satisfecho con el resultado como en su día lo hicieron otros grandes iconos como Sinatra o Bogart, también apasionados de este cóctel.