nuez moscada

Nuez Moscada: ¿cómo utilizarla en la cocina?

La nuez moscada se utiliza en diversos platos. Tiene un aroma de matices dulces y un sabor un tanto picante, ideal para verduras, legumbres, carnes y pescados. Además, contiene minerales y vitaminas como calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio, fósforo, folatos o tiamina. En las cantidades adecuadas, ¡proporciona sabor y alegría a nuestros platos!

Esta especia es en sí una baya roja, que cuando está madura suelta una semilla ovalada de entre 2 y 3 cm de largo. Esta semilla es, propiamente, la nuez moscada o Myristica fragans, ya que pertenece a la familia de las miristáceas.

El árbol de donde se extrae la nuez moscada puede crecer hasta una altura de 12 metros. Necesita de un clima marítimo tropical para crecer adecuadamente. En su momento, la nuez moscada, se vuelve una especia universalmente cotizada por los comerciantes bizantinos. Al comienzo del siglo XVI, fueron descubiertas las islas de las especias (actuales Malucas, en Indonesia). Sin embargo, su producción y comercialización también proceden de la isla de Granada, en Nueva Guinea, en la India y en la zona del Caribe.

A continuación, os damos algunas ideas para disfrutar de esta sabrosa especia en tus recetas.

Para tus entrantes: nidos de patatas con nuez moscada

nidos de patata

Una receta sencilla pero muy deliciosa que se puede servir como perfecto aperitivo, gracias al sabor de la carne y de la patata. Puedes acompañarla de nuez moscada, pimienta y sal con finas hierbas mediterráneas.

También puedes hornear unos bocados hechos a base de verduras al horno, como por ejemplo broches veggie. ¡Les aportará intensidad y personalidad!

Para tus platos principales: milanesas

milanesa

Típica en la cocina latinoamericana, especialmente en la argentina, la milanesa es un plato sabroso y se puede presentar de varias maneras para contentar a los paladares más exigentes. Clásica a caballo, napolitana, provolone… con unos filetes pasados por huevo batido y luego por el pan rallado que contendrá comino, ajo, adobo y el aroma intenso de la nuez moscada.

Para tus salsas: aliado de la bechamel

Bechamel nuez moscada

Un clásico entre las salsas de la cocina francesa e italiana. Además de los elementos fundamentales como el queso, la mantequilla, la harina y la leche. Si aderezamos con un toque de nuez moscada, proporcionaremos a nuestra bechamel un sabor picante y un aroma fresco.

También es un acompañante propicio para quien guste de realizar recetas utilizando nata para cocinar, por ejemplo con pasta. Tu salsa quedará más gustosa.

Para tus postres: ideal para flanes

flan

 

Prácticamente todo el mundo ha probado alguna vez en su vida un flan, pero ¿cuántos con nuez moscada?

Normalmente se considera un postre tradicional, riquísimo y muy nutritivo, que gusta a toda la familia. Pero si además, espolvoreamos ligeramente con la nuez moscada molida antes de hornearlo, conseguiremos un plato típico con matices dignos de un restaurante gourmet. ¡A tus invitados se les caerá la baba con esta delicatessen! Además, puedes atreverte a darle nuevos matices a otros dulces como bizcochos o una créme brûlée.

Beneficios y propiedades de la nuez moscada

Aunque se consuma en pequeñas cantidades, diversos especialistas afirman que las propiedades que contiene la nuez moscada son numerosas. Entre ellas sus beneficios cardiovasculares y antinflamatorios, ayudando a controlar el colesterol en la sangre e incluso reduciendo molestias en las articulaciones.

Por si fuera poco, muchos se hacen eco de las provechosas cualidades que la nuez moscada tiene como antioxidante y desintoxicante, contribuyendo a la depuración de la sangre y los riñones.

La nuez moscada es aún más versátil de lo que a simple vista pueda parecer. Ya sea para abrir el apetito o terminar tus comidas con un delicioso postre. ¿A qué esperas para potenciar tus platos con esta peculiar especia?