Condimentos cocina

Condimentos: el punto diferenciador de tu gastronomía

Desde la antigüedad las especias y condimentos han sido consideradas un bien muy preciado debido a sus propiedades conservantes, aromatizantes y terapéuticas. Tanto es así que incluso se utilizaban como moneda de pago. Actualmente, forman parte de los ingredientes esenciales que componen nuestras comidas.

Ya sea para resaltar sabores, aromatizar un guiso o simplemente aportarle un toque estético a los platos, las utilidades de las especias y las plantas como condimentos son un auténtico tesoro para la cocina.

¿Cómo clasificar los condimentos?

Para un mejor uso de nuestros condimentos, conviene separarlos por categorías. De esta manera, y en función de lo que queramos potenciar, utilizaremos un ingrediente u otro.

  • Condimentos que modifican el sabor y/o el aspecto. Aquí introducimos aquellas especias y hierbas que tienen como tarea principal cambiar la manera en que percibimos una comida.

Algunas de las que más se suelen usar dentro de este grupo son la albahaca, el azafrán, la canela, el orégano, el romero y el tomillo.

La albahaca está considerada una de las plantas aromáticas que siempre deberíamos tener a mano. Sus hojas, ya sean frescas o secas, es preferible añadirlas en crudo o al final de la preparación del plato para que no pierdan el aroma. Además, es un condimento con unas propiedades muy beneficiosas para el estómago, relajando el tubo digestivo.

El azafrán llegó a España gracias a los árabes, puesto que estos lo empleaban tanto para condimentar como para preparar remedios medicinales. La flor del azafrán, de donde se obtiene el producto, tan solo florece durante dos semanas al año, por lo que se trata de un ingrediente muy valioso. Un dato curioso sobre este condimento es que, además de ser un excelente anticatarral, es un tinte natural, por eso es tan frecuente encontrarlo en la preparación de sopas y guisos.

La canela es, probablemente, la especia más utilizada en todo el mundo, ya sea molida o en rama. Es un aromatizante muy presente en repostería y, además, tiene muchísimas propiedades beneficiosas para el organismo.

El orégano es típico de la cocina griega e italiana. Tanto su sabor como su olor son fáciles de reconocer en cualquier plato, ya sea crudo o cocinado. Y es que tiene ese toque mediterráneo tan especial que lo hace irresistible. Entre sus propiedades encontramos que es un dilatador natural de los bronquios, por lo que resulta idóneo para aquellos que padecen de asma.

El romero es otra planta que viene del Mediterráneo y que se considera un condimento perfecto para cualquier tipo de carne. Se dice que refuerza la memoria y que en aceite, sobre la piel, alivia dolores reumáticos.

El tomillo estaba considerado hace siglos el antiséptico más potente del mundo. En la actualidad, se recomienda su consumo cuando se sufren dolencias respiratorias. Además, se utiliza en guisos, estofados, sopas, carnes y pescados.

  • Condimentos que excitan el paladar. Otras especias y condimentos tienen la función de estimular las papilas gustativas, permitiendo que experimentemos con mayor intensidad el sabor de nuestras comidas.

El clavo es una especia muy aromática que, al igual que el azafrán, conocemos a través del mundo árabe. Se usa habitualmente para condimentar salsas, carnes…¡incluso pasteles! También está considerado un buen antiséptico y desinfectante, siendo útil para tratar dolencias estomacales.

La nuez moscada es un fruto aromático que proviene de las regiones tropicales de Asia y América. Se caracteriza por tener un sabor y un aroma muy especiados, ligeramente cítrico, picante y dulce. Es por eso que se recomienda su uso con moderación para que no disfrace por completo el sabor del plato. Además, es útil para eliminar el mal aliento, bajar la fiebre, calmar el dolor de cabeza y prevenir los gases intestinales.

La pimienta, ya sea en grano o molida, se usa como condimento para los alimentos cuando se quiere aportar un toque muy picante. Existen muchas variedades de pimienta, pero las más empleadas (al menos en España) son la blanca y la negra. La diferencia entre ambas reside en la intensidad de aroma y sabor, siendo la pimienta negra mucho más potente.

Condimentos más allá de las especias

Pese a que cuando hablamos de condimentos nuestra mente piensa automáticamente en especias y hierbas aromáticas, no debemos olvidar que los condimentos son mucho más que eso.

condimento aceite

El aceite, por ejemplo, es un elemento indispensable en cualquier cocina. No solo se utiliza para condimentar, sino que también se utiliza para cocinar los alimentos. Los aceites más comunes para condimentar ensaladas o prepara aderezos son el de girasol, el de maíz, el de soja y el de oliva; pero existe una gran variedad de aceites que tienen muy buen sabor y que darán un toque diferente, sobre todo si se trata de condimentar verduras crudas.

El vinagre también es bastante común, sobre todo en la gastronomía mediterránea. Se obtiene a partir de fermentar manzanas o vino, y su sabor ácido permite realzar el sabor de las ensaladas, aunque también se utiliza en escabeches.

La mayonesa es una salsa que se elabora a base de huevo y aceite, y acompaña de manera perfecta cualquier ensalada, sándwich o carne. A su vez, a partir de la mayonesa se puede preparar salsa tártara o salsa rosa, entre otras.

La sal es el condimento por excelencia en todo el mundo, proporcionando a las comidas uno de los sabores fundamentales. Existen diversos tipos de sal:  la marina, de manantial o gema…

La diferencia reside en la manera en que la utilizamos. Una de las más recomendadas es la sal marina, por su gran calidad y porque se requiere usar una menor cantidad.

Siempre es difícil hablar de cuáles son los mejores condimentos, ya que eso depende mucho del gusto de cada persona. Por ello, nos encanta enseñarte los que puedes encontrar, y con los que podrás elaborar deliciosos platos. Si quieres encontrar más aliños sencillos y deliciosos para tus platos, sólo tienes que entrar en la Toque Store.