Cenas sencillas para preparar en 30 minutos

En la época actual, es cada vez más complejo que pasemos tiempo en la cocina, especialmente a la hora de la cena: los horarios laborales y las obligaciones diarias a menudo nos dejan exhaustos para cocinar algo demasiado elaborado.

Desde Toque somos conscientes de ello, y por ello hemos hecho una selección de cenas sencillas y sabrosas que podrás resolver en media hora.

Cenas sencillas que te salvarán la vida

            Receta crudivegana: canelones fríos

Uno de los platos que te recomendamos para comer sano y no atarte a la cocina son los canelones fríos.

Esta receta es, además, crudivegana, lo que implica que, según los preceptos de esta dieta, se conservan mejor las propiedades de los alimentos.

            Ingredientes:

  • 1 calabacín (para elaborar el canelón)
  • 125 gr. de Tofu
  • 5-6 aceitunas verdes sin hueso
  • 3-4 hojas de albahaca
  • 5-6 hojas de cilantro
  • ½ diente de ajo
  • 4-5 almendras crudas
  • 2 Cucharadas de Aceite
  • Sal
  • Pimienta

         Para elaborar la salsa, necesitaremos:

  • 40 gr. Anacardos
  • 40 ml. Leche de avena
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal

Para empezar, vamos a centrarnos en el relleno, abriremos el paquete de tofu y lo cortaremos en trocitos, teniendo en cuenta que la medida son 125gr. y no el paquete entero.

Lo introducimos en una jarra junto con las aceitunas, el cilantro cortado, las hojas de albahaca, el ajo pelado, las almendras (con la piel), el aceite, una pisca de sal y pimienta.

Todo esto debemos batirlo muy bien, hasta que quede uniforme, dejándolo reposar posteriormente, en la nevera mientras preparamos los siguientes pasos.

Pasamos a la elaboración del canelón frío, lavaremos muy bien el calabacín, puesto que no lo pelaremos. Debemos cortarlo por la mitad e ir laminándolo bien finito.

Utilizaremos 3 láminas para cada canelón, sobrepondremos uno encima de otro como en un abanico. Una vez colocadas, pondremos 2 cucharaditas del relleno en la parte inferior, dejando un dedo de margen para poder empezar a enrollarlo sin tener dificultad, hasta que finalmente quede con forma de canelón.

Si el calabacín crudo no es de vuestro agrado, siempre se puede pasar por la plancha con un poquito de aceite antes de hacer el canelón.

Para terminar, el último paso sería hacer la bechamel de frutos secos. Utilizaremos una jarra donde incorporaremos la leche de avena, los anacardos, la nuez moscada, un poco de sal y pimienta. Batiremos todo hasta que la bechamel quede a nuestro gusto.

Los canelones son una gran fuente de vitaminas y proteínas, ya que estamos consumiendo verduras crudas. Éstos podemos tomarlos solos o acompañados de ensalada si nos parece poca comida.

 

            Receta proteica: Hamburguesa de Atún y Bacon

Esta receta es ideal para esquivar las poco saludable hamburguesas de las cadenas de comida rápida, a la vez que tenemos una cena sencilla.

Los ingredientes principales serían los siguientes:

  • 300 gr. de patatas
  • de bacon con poca grasa
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 zanahoria
  • 1 huevo mediano
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva para freír

Empezaremos para su preparación por cocer las patatas con la piel en una olla. Mientras la dejamos cocer, prepararemos los siguientes ingredientes.

El bacon lo cortaremos a trozos pequeños o en su defecto lo rallamos, así quedaría con una textura más similar a la del atún desmigado.

Pelaremos la patata cocida y la aplastamos con un tenedor, teniendo en cuenta que no debe hacerse puré, le añadimos la zanahoria rallada, el bacon, la cebolla, esta también podemos rallarla o cortarla a taquitos pequeños, el atún, teniendo en cuenta que esté bien escurrido y lo combinamos todo.

Le añadiremos el huevo, y le agregamos sal y pimienta al gusto.

Cogemos la masa y la dividimos en unas 6 porciones, dándole forma de hamburguesa, pasándolas por ambas caras por el pan rallado e introduciéndolas en la sartén con una pequeña cantidad de aceite, no abusemos del aceite ya que no queremos freírlas.

En cuenta la capa exterior de la hamburguesa esté un poco tostada y crujiente la sacaremos del fuego y estará ideal para consumirla.

Es una receta para las cenas sencilla y liguera, ya que la carne de la hamburguesa no queda grasienta ni aceitosa. La podremos acompañar de alguna ensalada o salsa.

 

            Receta exótica: Pollo con anacardos al estilo tailandés

La cocina tailandesa está llena de sabores únicos y exóticos, que no están reñidos con la sencillez: de hecho, esta receta es perfecta para hacer una cena especial en poco tiempo.

Los ingredientes necesarios para esta receta, serían:

  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 cucharada de caldo de pescado
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de salsa de ostras
  • 1 cucharadita y media de azúcar moreno
  • ½ vaso de caldo de pollo
  • 1 chilli rojo tailandés
  • 2 puñados de anacardos tostados sin sal

Para empezar, debemos tener en cuenta si los anacardos están ya fritos y si vienen salados, ya que los queremos sin salar.  Si los tenemos solamente tostados, debemos calentarlos en una sartén a fuego lento con una gotita de aceite. Tendremos que tener cuidado ya que los anacardos se queman rápidamente.

Para continuar, pasaremos al pollo, debemos calentar una sartén y añadirle el ajo picado hasta que éste quede bien dorado.

Subiremos el fuego y añadiremos la pechuga de pollo, ya troceada a taquitos o tiras. Debemos tener cuidado al añadirle la sal, ya que usaremos salsa de soja que da bastante sabor.

Seguidamente, bajaremos el fuego en cuanto veamos el pollo un poco dorado, y añadiremos la cebolla con un poco de sal, hasta que esta se poche.

Por otra parte, iremos preparando la sansa thai, para ésta añadimos la salsa de pescado, la de soja la de ostras y el azúcar con sus medidas citadas en los ingredientes. Lo removemos y añadimos el caldo de pollo, dejándolo hervir.

Para terminar, no olvidemos los anacardos, añadiremos todos los ingredientes en el fuego y removemos hasta que la salsa quede a nuestro gusto, se le puede añadir cilantro para darle un toque final exquisito.

Esperamos que estas ideas os ayuden a que cocinar al final del día sea más llevadero, sin renunciar al sabor.